Translate - Traductor

domingo, 11 de mayo de 2014

¿De la inocencia a mi muerte? Sylvia-1960

Me gustaba siempre ir de la mano con mi hermana Hellen,  adoraba los pequeños días donde mamá y papá no nos dejaban para irse lejos así ellos podrían estar mas tiempo con nosotras nunca pensé que por ser tan inocente y dedicada a siempre decir la verdad comenzaría a sufrir haciéndome sentir una persona  culpable de errores que nunca cometí siempre decía "Lo siento" hasta que no pude mas...


...Esta es mi historia.




Estados Unidos 1960. 


Que pasaría si tu cuerpo comienza a ser maltratado y tu piel blanca de repente tiene marcas diciendo que eres una  puta y estas orgullosa de serlo? Todas las noches llovían lagrimas, mi piel se desvanecía y al cerrar la puerta el frió y la oscuridad eran testigos de mi dolor, de mi sufrimiento y yo solo decía "Lo siento"

Yo no quería que se fueran por tanto tiempo mamá solo decía que eran un par de semanas y en realidad se convirtieron en meses, el día que se marcharon y me dejaron a mi y a mi hermana Hellen a cargo de la señora Samantha y con sus 7 hijos supe que todo cambiaría, supe que al ellos irse nuestra seguridad corría riesgo no quiero decir que desde un principio la señora Samantha me dio mala espina si no que nunca mamá y papá nos habían dejado a cargo de un desconocido para ellos irse a trabajar, Papá nos prometió que estaríamos bien y que volverían tan pronto como lo prometieron, sin embargo quería permanecer tranquila hacer nuevos amigos y dedicarme a mis estudios, Hellen era mi hermana menor. Los primeros días transcurrían con tranquila la señora Samantha solo mantenía a sus hijos lavando y planchando, era una mujer un poco vieja y su casa comoda pero muy antigua para mi gusto, estaba enferma su hija mayor Anastacia algunas veces la ayudaba pero ella estudiaba en cuanto a sus otros hijos Anabel, Julia, Sophia, Annie, Benjamín y Angelo de 7 meses correteaban por las casas al salir de la escuela, su madre un poco cansada les gritaba que se mantuvieran en total orden, Hellen y yo hacíamos caso a todas sus ordenes no queríamos causar ninguna molestia a la señora Samantha.  Todas las noches rezábamos el salmo preferido de mamá y le pedíamos a Dios que los cuidara y los trajera de vuelta muy pronto.

Mientras estaba en casa de la señora Samantha y de sus hijos, la visitaban hombres de diferentes aspectos  incluso escuche que su hijo de 7 meses es hijo de un joven llamado Raul que parece su hijo mayor, Hellen y yo hablábamos de como extrañábamos tanto a mamá y a papá, paso una semana desde que estaba ahí con total tranquilidad estudiando y extrañando a mis padres hasta que el primer pago no llego a las manos de la señora Samantha sentí un poco de miedo, pensé que nos echaría a la calle dejándonos desamparadas a mi hermana y a mi, solo nos dijo que bajáramos al sótano a los demás les ordeno que fueran a sus habitaciones y que esa noche no habría cena por nuestra culpa.

Nos miraba con un poco de pena y vergüenza y nos decía "El cheque no llego, he cuidado de ustedes dos semanas sin resultado alguno" —Es imposible papá ha de enviarlo— Le dije: me temo que debo castigarles no quiero hacerlo pero sus padres no me han enviado el dinero y no tengo opción. Nos ordeno que nos arrodilláramos sobre el suelo saco un cinturón que colgaba sobre esas viejas paredes del sótano, me sentía desesperada Hellen recibió el primer golpe con el cinturón sus gritos de llantos entraban en mi cuerpo, cerraba mis ojos esperando no escuchar mas y no ver la maldad que salia del cuerpo de esta mujer, no pensé que llegara a reaccionar así pues ya estaba conociendo quien en realidad era ella cuando los abrí mire a Hellen tirada sobre el suelo Samantha con voz de odio y pudor le gritaba que se pusiera de rodillas mientras  Hellen lloraba y le suplicaba que parara. —Dame todos los golpes con el cinturón a mi— le dije —¡Que valiente! Deberías aprender de tu hermana le dijo a Hellen, -Sylvia eres hermosa! Tan hermosa como yo cuando era de tu edad y todos los chicos corrían hacia a mi—  Recibí los golpes con el cinturón los dio tan fuertes que sentía que el cinturón abría en dos mi piel, lo que hice para apaciguar el dolor fue gritar y algunas que otras lagrimas salieron, luego de mirar su cara de placer  Samantha se marcho dejándonos a ambas ahí tiradas como dos perros.

—Parece que nunca has recibido una golpiza Hellen, no temas todo estará bien te lo prometo.

Todos los domingos íbamos a la iglesia me gustaba esa parte donde tocaban el piano mientras se esperaba la llegada de todos  para iniciar con la misa, el reverendo siempre terminaba la misa con una oración  "Para todo lo que sucede Dios tiene su plan" Samantha se encontraba desesperada por tener que alimentar tantas bocas y contar con tan poco dinero, su hija mayor Anastacia llego tarde ese día, pidió disculpas por a ver llegado tan tarde, su madre le gritaba que seguramente estaba saliendo con ese chico del cual todos hablaban de que no era un buen muchacho y de esa  mala fama de mujeriego, ella le respondía que no, —Seguramente temes de que yo cometas los mismos errores que tu verdad?— dijo Anastacia a su madre y esta le dio una gran bofetada que la volteo, Anastacia indignada subió hasta su habitación.

Esa noche Anastacia no ceno, cuando me disponía a darle un poco de comer y asegurarme de que estaba bien la encontré llorando, —Todo estará bien, le dije— No Sylvia, tengo serios problemas muy serios y hasta que no tenga un plan tu no dirás nada así que prométeme que no se lo dirás a nadie, acerté y le prometí de que nadie sabría sobre su secreto, esta me dijo que estaba embarazada mientras rompía en llanto. Me quede en blanco con la noticia de que esperaba un hijo, me calle les juro que me calle y la única vez que le dije a alguien sobre su estado de embarazo fue a Abel el chico que la embarazo porque el la estaba lastimando cuando Anastacia le busco para hablar acerca de su relación,  sentía miedo de que le pudiera causar algún daño grave, Observe mientras estaba detrás de unas viejas cajas la discusión entre ambos, la situación se puso un poco grave con algunos insultos entonces la agarro y la lanzo contra la pared no aguante así que le grite "ELLA ESTA EMBARAZADA"  el al escuchar mis palabras me dijo: ¡Tu quien eres mocosa! Anastacia me miro asombrada "Vete de aquí Sylvia, no necesito que alguien me defienda" —me dijo—  el le pregunto ¿Es cierto lo que dice ella? Todo se permaneció en silencio el  solo le dijo a Anastacia  "No quiero saber nada de ti" Ella enojada me dijo pagaras esto muy caro Sylvia y se marcho.

Me quede sola en el lugar sabiendo que Anastacia no me perdonaría jamas por lo que había hecho, pero sentí miedo por ella y por el bebe que espera.

Al llegar a casa me encontré con la sorpresa de que había reunión familiar, Samantha me dijo: Siéntate aquí, y así lo hice—Creo que te gusta crear rumores acerca de mi hija Anastacia diciendo en la escuela que es una puta y que todos en el colegio han estado con ella Sylvia?— Mire a Anastacia y sus ojos estaban llenos de placer y odio a la vez como si me dijera; Te dije que la ibas a pagar caro, negué con total sinceridad de que nunca había dicho tal mentira de la que Anastacia había inventado y era obvio Samantha le creería a su hija y no a mi,  fui obligada a tener que pedirle perdón a Anastacia y esta se fue en contra de mi golpeándome y yo tratando de defenderme me empujo y caí sobre el mueble me golpeo tan fuerte que me dejo sin aire y ya tirada en el suelo sin poder moverme me escupió, Samantha pidió que me levantaran y que no cenaría me hacia decirle a Anastacia "Lo siento" por cosas que nunca había hecho pero lo hice, con dolor y rabia le gritaba que lo sentía y la cara de gusto y burla de Anastacia la sentía como la de un diablo llevándose una nueva manada de demonios al infierno.

-Y se que pronto todo acabara y mis padres vendrán por mi y mi hermana, cuídalos señor y  pon sabiduría sobre ellos sálvanos, no te olvides no nosotras y ten misericordia de quienes nos odian-


El odio de Samantha fue creciendo mas hacia a mi cuando muchas mentiras llegaron a sus oídos dichas por sus propios hijos haciéndome quedar como una total mentira que debía ser corregida, por muchos días fui obligada a no comer, a lavar, planchar y no tomar agua, iba a la escuela y regresaba con hambre y Samantha le daba mi comida al perro no me parecía justo . La maldad de su hija mayor creció pidiendo que mi castigo debía ser mas grande cuando comenzó a correr un rumor sobre que estaba embarazada y que todo comenzó por mi, —No aprendes tus lecciones Sylvia?-me dijo Samantha con furo- —Yo no he dicho e inventado nada  les juro que no he inventado nada, ¡lo juro!  -le grite- no me creyó me golpeo, me daba cachetadas y se burlaba de mi  mientras todos miraban, yo gritaba tan fuerte que se que los vecinos podían oír pero no intervenían, eso aun mas me dolía, Samantha me lanzo al sótano donde nunca mas vería la luz del sol y el frió sereno de la noche.


Anabel fue a dejarme un poco de comida y me decía que todo estaría bien me explicaba el porque su madre  se portaba de esa manera, según era para educarme bien y hacer lo correcto pero yo me preguntaba ¿Que les he hecho para que me traten de esta manera? Samantha invento una historia al enterarse de que en la escuela preguntaban por mi, el revendo la visito y se mostró cansada incluso se que se hizo la victima agregando que tuvo que verse obligada a llevarme a un orfanato porque no aguantaba mi actitud y decía que desde que llegue solo he causado problemas, al marcharse el reverendo bajó y en presencias de todos hizo calentar una aguja y comenzó a marcar en mi abdomen "Soy un puta y estoy orgullosa de serlo" Los gritos hacían retumbar sus oídos y ella gritaba a su hijo Benjamín que tapase mi boca, luego le ordeno a Sebastian un chico que gustaba de mi que terminara de marcar mi piel sus cizañas se escuchaban diciéndole —Ella ha estado con todos los chicos menos contigo Sebastian no dejes que se salga con la suya— Sebastian estaba bajo los efectos de drogas que Samantha le impuso dentro de el para sonsacarlo y sacarle dinero, este se lleno de ira al oír las palabras de Samantha y termino por marcar la frase sin tener compasión de mi dolor, Todos los días era golpeada por sus hijos, mas que todo por su hijo Benjamín de las demás chicas como Anabel, Julia, Annie y Sophia se mantenían en silencio y el miedo por su madre no las dejaba actuar, se corrió el rumor de alguien encerrada en un sótano  en la casa de Samantha me visitaban personas diferentes todos los días, me arrojaban piedras, agua sucia, ellos me orinaban me quemaban con cigarrillos, recibía pequeñas heridas con cuchillos, me pateaban, me amarraban, se burlaban de mi y todo en presencia de Samantha.

Nunca volveré a confiar en la humanidad si vuelvo a vivir ¿Como puede existir tanto odio en una sola persona? 

Entre la agonía de mi muerte y la gran desesperación que sentía por no ser salvada mi hermana Hellen se acerco a mi, —Lo siento Sylvia, estas tan grave que no se que como ayudarte, Samantha me amenazo de hacer lo mismo conmigo si hablo y tengo miedo— no tenia fuerzas para hablar ni siquiera para abrir los ojos, quería hacerlo quería levantarme y salir de ahí de la mano con mi hermana, —Sylvia debes salir de aquí, Sylvia debes salir de aqui— alguien me lo decía desde un lugar muy lejos. Anastacia me levanto y me llevo hasta arriba me saco y me dio la libertad por la que yo estaba esperando, Samantha se dio cuenta  y Anastacia me dijo: ¡Corre y ve por tu libertad!

Sebastian me ayudo llevándome con mis padres al llegar mire a mi padre, se veía cansado —Padre— Le dije. Sylvia que haces aquí al ir contra mi y llevarme a sus brazos no podía mas por el dolor y me llevo hasta el trailer llorando levante mi franela mientras mi madre leía "Soy una puta y estoy orgullosa de serlo" Sorprendida se fue en llanto ¿ella te hizo todo esto? acerté, —Debemos ir por Hellen esta en manos de ella— al llegar de nuevo a la casa de Samantha no permití que mis padres vinieran conmigo. —Debo enfrentarla yo— les dije, al fondo escuchaba gritos de auxilio, gritos de ESTA MUERTA, SYLVIA, SYLVIA DESPIERTA SYLVIA!!!

Mire mi cuerpo tirado al pie de Samantha, sin vida y con las esperanza muy lejos de mi.

Me mire tirada en la sala mientras los hijos de Samantha le decían que yo no estaba respirando, ella fumaba y bebía recuerdo que siempre lo hacia y era visitada por tipos que le daban dinero y ella placer —Esta fingiendo, solo esta fingiendo ella respira y se hecho a reír— Llamaron al 911 reportando una muerte, mi hermana salio diciendo me voy de aquí y contare toda la verdad. De verdad nunca pensé que terminaría así, cuando supe que estaba muerta y que estaba yo misma mirando mi cuerpo sin vida fue como perderme, fue como decir yo no quería esto, hace rato sentía el frió de la noche luego amaneció y sentía el calor del sol y el amor de mis padres pero no es cierto ¡Estoy Muerta! comencé a llorar, porque sonreía al saber que estaba con mis padres pero solo eran ilusiones, trataron de resucitar mi cuerpo cuando llegue al hospital  pero era demasiado tarde, fui declarada muerta a las 11:38 am el informe dictamino que sufrí quemaduras en primer grado, abusos sexuales, heridas con objetos punzantes, golpes internos en mi cuerpo causados por las fuertes patadas que recibí todos los días de aquellos que iban a visitarme al sótano, Samantha todo el tiempo estuvo presente mientras yo era intimidada, golpeada, y burlada por todos. Aun con unas pocas fuerzas dentro de mi les suplicaba que pararan que porque me hacían esto yo no los conocía, me preguntaba por mi hermana como estaría ella sin mi, nunca la vi. -Nunca-

 La policía se llevo a Samantha y fue puesta a la orden de la justicia el juicio duro unos 24 días, cada uno dio sus juramentos y declaraciones, haciéndome quedar como una chica pura, sin mentiras que no debía morir, podía ver a mi madre y a mi padre estar destrozados mientras escuchaban cada uno de los testimonios, en cuanto a mi hermana Hellen a ella se le veía muy arrepentida por no haber hecho algo mejor para tratar de salvarme pero tenia miedo según así lo expresó mientras declaraba, la amo y siempre estaré con ella, a los demás fueron condenados a pagar prisión, Samantha fue acusada de crimen en primer grado y fue condenada a cadena perpetua, pero solo cumplió 25 años en prisión luego fue dada en libertad y arrepentida por lo que había hecho, la visitaba todas las noches solo me quedaba mirándola silenciosamente ella me miraba y me decía "Lo siento Sylvia lo siento" Yo lagrimeaba porque aun me sentía perdida en este mundo, Anastacia tuvo una hija a la que llamo Gertudre, ella fue condenada a algunos años en prisión por ser cómplice pero le estoy agradecía por tratar de ayudarme sus intensiones al final de todo fueron buenas y le decía a su madre que no seria parte de la crueldad por la que yo estaba pasando, le perdono por todo lo que me hizo, porque ella comenzó la osadía a mi muerte y no la culpo me culpo a mi misma por no ser valiente y no escapar de allí. Benjamin fue condenado a pagar años en prisión en el reclusorio y se convirtió en la persona mas joven en estar condenado delante de un juez, Sebastian fue puesto a la orden de la policía quien también fue declarado culpable por complicidad, murió en la cáncer a los 21 años padecía cáncer de próstata. 

Mi hermana Hellen no fue la misma desde el día de mi muerte no dejaba de culparse por todo lo que paso, mamá y papá lloraban mucho por mi ausencia y se culpaban, veía a mi madre reposar en la entrada a mi habitación yo me volteaba mientras estaba sentada en mi cama y le sonreía pero sabia que no podía mirarme cuando yo miraba su mirada desgastada llena de tristeza y un poco enferma, mi padre siguió trabajando y dejo a mamá que se hiciera cargo de Hellen siempre la cuidaron temían que Hellen terminara en lo mismo, de los demás nunca supe mas.  han pasado muchos años hora mi hermana Hellen esta casada y tiene una hija a la que llama su pequeña Sylvia y le promete que siempre la cuidara y que la salvara de cualquiera que intente hacerle daño...

...Nunca supe de verdad porque tuve que morir de esa manera y tan pequeña cuando apenas mi vida comenzaba, cuando se suponía que debía crecer y disfrutar de la vida ahora estoy aquí sola viajando por todos lados recordando la frase del reverendo "Para todo lo que sucede Dios tiene su plan" yo regrese a donde era feliz, a donde podía sentirme en paz y tranquila, donde podría viajar y viajar sin temer, sentirme en libertad y no sentirme culpable.


—Sylvia 



Basada en la vida Sylvia, una adolescente asesinada por quien estaría a su cuidado, esta historia esta relatada en hechos reales, un crimen que ocurrió en los Estados Unidos en la década del 60, conocida en otros países como "Crímenes imperdonables" "El encierro" El impacto del crimen dio muchas vueltas y todos comentaban sobre esta, salio hasta en la revista TIME, siendo llevada el cine en 2007 con el titulo "An American Crime"

La historia Real de Sylvia es aun mas fuerte, sádica y llena de terror, la investigación del caso quedo fuera de la película porque denegaron muchas partes que no salieron en el filme, la muerte de esta chica quedo marcada en la era del 60 en EE.UU.

Historia Inspirada en Sylvia con recreación y nuevas lineas.

Si les gusta compártela con tus amigos.


GRACIAS POR LEER...